Asociación de Padres, Madres y Familiares de gays, lesbianas y transexuales de Aragón

                        Actividades               Vídeos               Noticias            Contacto           Bibliográfica       Donativos             Foro       Colaboradores
                                                                                                               
                                                                                                                                                                             

BESOS AMPGYL

    Aproximadamente del ocho al diez por ciento de la población es homosexual.  No se escoge pertenecer a un grupo denostado por la sociedad, cuando no perseguido por un régimen o rechazado por los propios padres. Detrás de noticias de adolescentes que se han suicidado por fracaso en los estudios o acoso escolar, puede y suele haber una realidad homosexual. En cualquier grupo humano de cien personas, colegio, instituto, seminario, etc., tendremos de ocho a diez personas homosexuales.

La Asociación de Padres y Madres de Homosexuales se centra en los hij@s que son gays, lesbianas, transexuales y bisexuales. 

Nuestros objetivos se pueden resumir en cinco puntos básicos: 

1º  Conocer mejor para querer más a este colectivo de personas, sensibles, creativas, estupendas que son con frecuencia, sufridores discriminados y escondidos. Aunque es verdad que mejora el tema, la cuestión aún perdura. 

2º  Animar a padres, madres, familia y amigos de estas orientaciones sexuales, que tengan problema con el entorno social por prejuicios y creencias de educación, a quererlos y aceptarlos. Son personas tan dignas y valiosas como los heterosexuales para ser respetados y apreciados. A veces puede sorprender encontrar en ellos un diálogo más profundo, comprensible y razonado de lo habitual. No podemos discriminar porque sean gays o lesbianas. Tenemos que aprender a aparcar los sueños heterosexistas y las actitudes homófobas para ser padres, madres familia o amigos de los hij@s que tenemos que no son ciudadanos de tercera.  

3º  Informar y pregonar a la sociedad lo arcaico,desfasado y falso de los prejuicios y estereotipos homosexuales. Es hora en el siglo XXI de aparcar la hipocresía, el maltrato y la discriminación. Es hora de dejar de buscar “cabezas de turco” para los desmanes cometidos por “algunos honorables” y echar la culpa a mujeres, negros, homosexuales  poniéndoles de feos para así verse más guapos.  La promiscuidad de algunos heterosexuales no es menor en cantidad ni calidad que la de algunos homosexuales. No es cuestión de magnificar las limitaciones ni hacer noticias de ellas cuando hay tantas cualidades y cosas buenas en que recrearnos. 

4º El Problema de esta sociedad no es tener personas homosexuales sino tener personas homófofas. El homófono expresa un modelo social discriminatorio, el homosexual intenta vivir su orientación sexual.  Necesitamos honradez, y sinceridad, debe saberse con naturalidad  la orientación  sexual  de cada cual sin discriminaciones de compañeros, ni abuso de menores por las autoridades institucionales, etc. Los homosexuales deben tener su propio clima juvenil sin ser estorbados por compañeros heterosexuales ni iniciados por algunos tutores o profesores aprovechando el ascendiente. La homosexualidad ni se contagia ni se cambia  y tampoco debe ser manipulada por intereses.

Hay que hacer una sociedad más acogedora, respetuosa y tolerante en la que los bebés actuales cuando tengan 20 ó 30 años estén a gusto y cómodos siendo como sean, homosexuales, heterosexuales, blancos o negros. 

5º  Queremos que padres, madres y jóvenes del ámbito homosexual se sientan tan a gusto como los heterosexuales con la orientación que les corresponda vivir, que sepan que hay personas que les entienden y les escuchan, por estar en una situación similar. Hay que despejar la confusión y buscar horizontes luminosos aunque no podamos evitar alguna vez incógnitas como el joven gay americano: No entiendo como por matar a una hombre en Vietnam me premian, y por amar a otro hombre en América me condenan.” 

No dejaremos de preguntarnos varias cuestiones hasta que vayamos encontrando respuestas coherentes: 

●  ¿Dónde y en qué se fundan los argumentos reales para la discriminación? 

●  ¿Son interpretaciones interesadas, individuales, analfabetas y fatuas o mal intencionadas las que se hacen para discriminar a los homosexuales? 

● Si la Declaración Universal de los Derechos Humanos y La Constitución Española hablan de igualdad y derechos para todas las personas y las religiones hablan de amor, ¿de dónde se aprende a despreciar, en qué fuentes se aprende la inquina hacia lo que se nos antoja?  

Subpáginas (1): foro
Comments